Jueves, 18 de octubre, 2018 | 8:18 am

Alta tensión desde los entrenamientos



Los campos de entrenamientos de las Grandes Ligas, que inician hoy, por lo regular son vistos con alegría por los fanáticos que gustan de ese evento. Sin embargo esta vez existen suficientes motivos para verlos con cierto escepticismo.

La principal tiene que ver con la decisión de los dueños de equipos de mantener a más de un centenar de jugadores en la agencia libre, siendo la apertura para un enfrentamiento directo con el sindicato de peloteros.

Los agentes de los jugadores también participarán de esa lucha, que no conducirá a nada bueno para el evento.

Todo tiene su base en la repartición de riqueza que produce el negocio del béisbol, donde los dueños no están conformes con que los jugadores aumenten sus ganancias como lo están haciendo cada año.

Muchos peloteros logran grandes contratos millonarios y luego no rinden al nivel esperado. Los ejemplos en ese sentido son muchos.

Esa realidad incomoda bastante a los dueños, que se escudan en esa situación para querer repartir los beneficios billonarios que obtienen de los contratos con las grandes cadenas de televisión; las enormes ventas de proventos basadas en publicidad, que tienen como protagonistas a los jugadores y todo lo que conlleva el negocio dentro de los estadios.

El sindicato de jugadores abrirá dos campos de entrenamientos para los agentes libres, uno en Florida y otro en Arizona, que empañarán los otros 30 campamentos, especialmente el de los Yanquis, que promete ser el más atractivo.

Juan Mercado

Publicidad