Domingo, 20 de enero, 2019 | 4:15 pm

Algo más sobre la Coalición Democrática



Coalición Democrática es el nombre del movimiento proclamado el pasado día once en la capital. Los documentos aprobados son orientadores, pero bien vale agregar algo en aras de una mayor claridad.

Se trata de una libre y voluntaria asociación de hombres y mujeres, para luchar por cambios políticos y sociales, indispensables para la renovación democrática y progresista del país.

Esto implica luchar por poner fin al dominio, ya demasiado largo, del Partido de la Liberación Dominicana, objetivo imposible sin una alianza amplia de todas las fuerzas políticas y sociales partidarias de ese cambio y de las reformas y transformaciones que deben sucederle.

La Coalición lucha por eso, pero como un objetivo inmediato en una lucha con horizontes y propósitos de mucho más alcance que un mero cambio de gobierno. No es tan solo salir del PLD como suele decirse.

Esas y otras expresiones podrían fortalecer la errada creencia de que se trata de un movimiento meramente coyuntural, para ir a las elecciones y buscar cargos en el Congreso y los ayuntamientos.

Luchar por poner fin al dominio peledeísta es justo y oportuno, tratar de llevar personas idóneas a posiciones electivas es también pertinente. Pero eso no basta. Ya en el año 2000 se puso fin al dominio peledeísta y todo se redujo al cambio de un presidente por otro.

La Coalición hay que concebirla con miras más amplias y sentido mucho más profundo. Insisto. Hasta con sentido histórico.

Aquí hay una transición frustrada a lo largo de la historia, y hay igualmente una corriente democrática que nunca se ha apagado totalmente.

La Coalición tiene todo el derecho a considerarse legítima continuadora de las luchas democráticas que le anteceden, a empalmarse con ellas, darles continuidad y tratar llevarlas a su culminación.
A eso apuntan las conquistas recogidas por sus documentos básicos, como primeros pasos de una ardua y laboriosa transición.

La batalla no se agota en 2020 y cuales sean los resultados hay que seguir levantando esas demandas. El cuatro por ciento para la educación se logró pese a que la oposición perdió las elecciones y el PLD siguió gobernando.

Ya la Coalición determinará cómo incidir en el proceso electoral, pero sin inmediatismo ni olvidar que lo que da sustancia y razón de ser a ese movimiento es el compromiso con las demandas fundamentales que ha tomado como causa.

Publicidad