Miércoles, 16 de enero, 2019 | 12:22 am

Alcaldía SC crea una impronta con habilitación megamercado

Traslado. Reubicación de más de 300 buhoneros del centro urbano al sector de Canastica desarrabalizó vías. Ruta. suarios serán transportados por RD$10.00.

La moderna instalación cuenta en cada cubículo con drenaje por si echan agua a productos.
La moderna instalación cuenta en cada cubículo con drenaje por si echan agua a productos.


SAN CRISTÓBAL.-La reubicación de más de 300 buhoneros, que por décadas arrabalizaban el centro de esta ciudad en el Megamercado Don Abelardo Liriano, en Canastica, representa una de las más importantes improntas de la gestión del alcalde Nelson Guillén.

Tomando en cuenta la insalubridad con que estos operaban, y que se comprobó con el destape de los restos de un perro en estado de putrefacción debajo de una de las viejas casuchas desmanteladas, donde se ofertaban tomates y otros vegetales, hay razones de sobra para que hoy la gente aplauda esa decisión que le favorecerá.

Desde ya algunos mercaderes se adelantaron y cargaron rubros y frutas.  JOSÉ DE LEON.

Desde ya algunos mercaderes se adelantaron y cargaron rubros y frutas. JOSÉ DE LEON.

El viejo mercado, que ocupaba ya 42 manzanas de la demarcación y se creó en la época de Trujillo, generó un desorden urbano que se les había ido de las manos a otras administraciones municipales.

Inversión

Luego de más de un año y medio consensuando con los mercaderes, Nelson Guillén logró trasladarlos al “nuevo” centro de acopio, construido en 2010 por el expresidente Leonel Fernández con una inversión de RD$200 millones y que por conflictos e intereses públicos- particulares no era aceptado por los vendedores.

Consenso

“Este fue un proceso largo y tedioso, nadie quiere deponer el interés personal cuando se enfrenta a la comunidad, gracias a Dios terminamos con magníficos resultados y aunque el plazo de salida era hasta este miércoles, más de 300 venduteros levantaron las casetas que tenían en las calles y aceras”, narró Guillén.

Nelson Guillén  con mercaderes que  insistían en  que se inicie la puesta en función del centro.

Nelson Guillén con mercaderes que insistían en que se inicie la puesta en función del centro.

Explicó que nunca imaginó cómo la gente estableció columnas y “tortas de concreto”, consolidando así obstáculos en las vías que trastornaban la movilidad vehicular y de los peatones.

El panorama cambió, y según Guillén obedeció a la buena voluntad, disposición al trabajo, firmeza y la credibilidad lograda entre los vendedores, con la promesa de que el nuevo mercado será ocupado por quienes echaron raíces ahí.

Significó que esa labor fue posible por la integración de líderes, asociaciones de comerciantes y representantes de la sociedad civil, que tuvieron a cargo el levantamiento de los buhoneros y determinaron quiénes cumplían con las exigencias establecidas.

Cuando empezaron a movilizar los desechos, cuenta Guillén, se presenció “un espectáculo dantesco”, al ver pobladores despavoridos huyendo de las ratas y cucarachas, que allí se entremezclaban con los comestibles vendidos al descuido.

Hoy, sin maltrato, y capacitados a través de talleres sobre inocuidad alimentaria, los vendedores solo reclaman el inicio de operación del centro de acopio, donde se organizan y serán surtidos a través del Merca Santo Domingo a más tardar este fin de semana, lo que les garantizó Arcadio Tavares, director del mismo.

Facilidades

La nueva instalación, cuenta con 10, 500 metros de construcción, dotada de espacios divididos por departamentos, área administrativa, destacamento policial, dispensario médico y garantía de servicio sanitario.

“Tiene área de lavado de productos, cerca de 200 parqueos, puesto de carga y descarga, almacenes, colmados, áreas para vegetales y frutas, carnicería, pescadería, cuarto frío, baños, cafeterías, cocinas y planta de tratamiento para las aguas residuales”, detalló el alcalde Guillén.

Monitoreo

El mercado cuenta, entre otras facilidades, con un sistema de cámaras de seguridad, que permitirán el monitoreo desde las oficinas de la Alcaldía.

En adición, establecieron una ruta de transporte que llevará a la gente allí con diez pesos. “Este es uno de los pasos más positivos que ha dado esta gestión”, reaccionó el comerciante Héctor Hernández.