Lunes, 10 de diciembre, 2018 | 1:02 am

Agua y basura



El agua de ‘Beryl’ –¡un tercio de la lluvia total de un año, cayó en 12 horas! — ahogó vehículos en parqueos subterráneos, hizo de calles ríos y de parques lagunas.

Ninguna ciudad sale ilesa en tal diluvio. Las habituales quejas encontraron una inusual respuesta del Ayuntamiento: a media mañana del martes las principales avenidas estaban despejadas. Hace 30 años que las alcantarillas, imbornales y desagües del moderno Santo Domingo funcionan pésimamente.

El alcalde David Collado, que no es el único responsable del asunto que sobrepasa las finanzas del Cabildo, lleva más de RD$50 millones invertidos en Cristo Rey, El Manguito, La Castellana y otros sectores, donde rehabilitaron 3,200 imbornales (llenos de basura).

Existe un gravísimo problema, pues aguaceritos ligeros ocasionan siempre caos urbano por inundaciones.

Es hora de que Ayuntamiento y el Gobierno aúnen esfuerzos para sancionar ejemplarmente a quienes tiran basura salvajemente ocasionando daños a desagües y alcantarillas. Nadie hará magia para corregir un asunto que nos compete a todos. He aquí una excelente convergencia para colaboración entre todos los políticos.

Publicidad