Acuerdo de París, esencial para descarbonizar economía global

Lo han ratificado 170 de los 195 países que asumieron el compromiso

El ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito,  en una  de la cumbres celebradas.
El ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito, en una de la cumbres celebradas.


Santo Domingo.-El Acuerdo de París es el instrumento jurídico multilateral cuya adopción, firma y ratificación ha roto todos los récords en la comunidad internacional, al tomarse menos de un año para entrar en vigor, se adoptó el 12 de diciembre 2015, se firmó el 22 de abril 2016 y entró en vigor a nivel internacional el 4 de noviembre de 2016.

Es el primer acuerdo en el que tanto naciones industrializadas como países en vías de desarrollo se comprometen a gestionar la transición hacia una economía de baja intensidad en carbono en la primera mitad del siglo 21, lo que lo convierte en el primer consenso político universal para combatir el cambio climático y descarbonizar la economía global, por comprometer a todos los países (195) del mundo. Hasta la fecha han ratificado el acuerdo 170 naciones.

Medidas para reducir gases

El Acuerdo de París tiene como objetivos, establecer medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para contener y mitigar el cambio climático, aumentar la capacidad de adaptación, fortalecer la resiliencia y reducir la vulnerabilidad ante el fenómeno, promover el desarrollo sostenible y mantener la temperatura mundial por debajo de los 2 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales, siguiendo los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1.5 grados.

En conmemoración a la adopción de dicho acuerdo, el 12 de diciembre del presente año se llevó a cabo la Cumbre Un Planeta (One Planet Summit, por su nombre en inglés) en París, Francia, y fue organizada por Emmanuel Macron (presidente de Francia) como anfitrión, Antonio Guterres (secretario general de la ONU) y JimYong Kim (presidente del Banco Mundial).

En la misma participaron 64 jefes de Estado y de Gobierno, representantes gubernamentales, líderes internacionales, representantes de la sociedad civil, inversores, organizaciones no gubernamentales, científicos y académicos.

La Cumbre se realizó a fin de identificar el desarrollo de las herramientas, alianzas y los recursos financieros necesarios para la rápida implementación del Acuerdo de París a escala mundial. Además, sus propósitos fueron: encontrar nuevos métodos de financiamiento para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, fomentar la importancia de ejecutar acciones en relación al cambio climático en el sector financiero, e implementar soluciones y movilizar el financiamiento de los sectores público y privado en torno a la protección del medio ambiente global.

De acuerdo al Programa de la Cumbre, la inversión necesaria para la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero implica una inversión de 23 trillones de dólares a escala planetaria.

Es por ello que el financiamiento por parte del sector público es de gran importancia, y éste debe respaldar la elaboración de políticas climáticas a largo plazo y fomentar la inversión privada en beneficio de los seres humanos y su medio ambiente.

Mayor colaboración

Asimismo, en la Cumbre se consideró el hecho de que las ciudades y regiones del mundo se comprometan a tomar acciones en relación al cambio climático.

Inversión necesaria

La inversión necesaria para la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero implica unos US$ 23 trillones a escala planetaria. Por eso  el financiamiento del sector público es de gran importancia.

Compromisos adoptados

La Cumbre Un Planeta acordó en 2019 el no financiamiento para petróleo y gas natural. JimYon Kim, en nombre del Banco Mundial anunció que después de 2019 se dejarán de financiar operaciones de exploración y producción de petróleo y gas.

Además, a partir de este año informará sobre las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de los proyectos de inversión que financia en sectores clave, como el de la energía, y aplicará un precio al carbono en los análisis económicos de todos los proyectos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF), dirigidos a los que generan gran volumen de emisiones.

Otro punto fue el precio al carbono, en el este los Estados de Canadá, Colombia, Costa Rica, Chile y México, así como los gobernadores de California, Washington, y primeros ministros de Alberta, Columbia Británica, Nueva Escocia, Ontario y Quebec, emitieron una declaración sobre el precio del carbono.

La misma tiene como finalidad implementar un precio al carbono como un instrumento de política económica y medioambiental y de acuerdo a este guiar la inversión pública en sus jurisdicciones.

*Por Omar Ramírez Tejeda

Publicidad
Publicidad