Acabará en anarquía total



En la medida que se ha venido denunciando como “un fraude” y un show de mal gusto, el “combate” entre Floyd Mayweather y Conor McGregor parecería que se ha ido desinflando.

Un espectáculo que comenzó con un ímpetu de primer orden, ha encontrado grandes obstáculos: primero, los altos precios para presenciarlo, y segundo, la creencia cada vez más generalizada por exboxeadores y promotores, de que será un completo chasco.

Sin embargo, es harto conocido que hay fuertes estructuras económicas dentro del boxeo tradicional que buscan por todos los medios que este “experimento” resulte un total fracaso, dado que lesiona intereses tradicionales no dispuestos a ceder sus espacios construidos hace muchos años.

Sobre el “combate” en sí, que se efectuará el sábado 26, creo adivinar el final, el cual consistirá en que McGgregor, ante la incapacidad de boxear ante Mayweather, se verá en la necesidad de emplear sus métodos de la UFC, lo que arrabalizará el show, obligando al árbitro principal a descalificarlo, y esto provocaría un caos en la arena por parte de sus seguidores.

Todo esto es especulación, pero existen amplias posibilidades de que ese sea el final de un negocio que dejará muchos millones, en especial por la vía del PPV, más que por la venta de taquillas en el T-Mobile Arena de Las Vegas.

Lo que es un hecho es que la que debe ser la última pelea del boricua Miguel Cotto, programada para esa misma fecha ante el nipón Yoshihiro Kamagai, pasará sin pena ni gloria.

Una lástima que un boxeador de la categoría de Cotto termine de esa manera.

RADARES.- El tiempo no perdona, pero es una lástima que Onfalia Morillo haya tenido que decir adiós, tras más de 30 años realizando un excelente trabajo en radio y televisión.

Todos en algún momento tendremos que pasar por ese momento, pero hay que resaltar la calidad ante todo, y Onfi la tiene.

Publicidad

Publicidad