Viernes, 21 de septiembre, 2018 | 11:16 pm

A leer y rejuvenecer



“Imagínese usted un pueblo muy pequeño, donde hay una señora vieja que tiene dos hijos, uno de 17 y una de 14. Está sirviéndoles el desayuno y tiene una expresión de preocupación.

Los hijos le preguntan qué le pasa y ella les responde: “No sé, pero he amanecido con el presentimiento que algo muy grave va a sucederle a este pueblo”.

Así empieza el cuento “La profecía autocumplida” de Gabriel García Márquez. Esta es la historia de cómo una premonición se convierte en un rumor y termina con la fuerza de catástrofe. Este cuento también logra hacer que la imaginación de los lectores tome vuelo y despegue a gran velocidad, como debe ocurrir cuando la lectura se convierte en un hábito.

Los neurotransmisores hacen interconecciones más rápidas cuando nos mantenemos activos en la lectura y cuando esto pasa también somos más activos físicamente. Dicen los neurologos que retrasamos la aparición del alzahimer y la demencia senil.

La costumbre de leer agudiza la astucia, estimula el intercambio de información y conocimiento, estimula la percepción, concentración, y la empatía. Leer es uno de los ejercicios recomendados para mantenernos jóvenes.

Con la modernización, ahora podemos acceder a los mejores libros de todas las épocas en sus versiones digitales.

Sin embargo, la recomendación es mantenernos leyendo materiales impresos, para además de aprender nuevos conocimientos y facilitar el trabajo cerebral también lograr relajarnos.

En especial previo a irnos a dormir.

Las personas que tienen problemas de insomnio también pueden seguir la recomendación de apagar todos los equipos tecnológicos una hora antes de acostarse y utilizar ese tiempo para una lectura ligera. Tras varios días haciéndolo, sus noches serán más placenteras y sus días más productivos.

Dilenia Cruz

Publicidad