Jueves, 15 de noviembre, 2018 | 7:05 am

5 situaciones en las que es de mala educación usar el celular

_102848841_gettyimages-690433134


Es lo primero que miramos al despertarnos y lo último antes de irnos a dormir. Nuestros teléfonos móviles casi nunca están fuera de nuestro alcance. Según el regulador británico de la comunicación, Ofcom, los revisamos cada 12 minutos.

Es una historia de amor que parece que va a durar. Así que será mejor poner algunas normas…

Estas son algunas de las situaciones que, según los expertos en protocolo, se vuelven groseras cuando hay un teléfono de por medio.

1. Usar el celular a la hora de comer

La mayoría de la gente (un 81%, de acuerdo con un informe reciente de Ofcom) lo considera de mala educación. Pero muchos nos hemos visto más de una vez en esa situación.

“Siempre deberían estar apagados y fuera de vista durante comidas, reuniones y fiestas“, le dice a la BBC la experta en protocolo Diana Mather.

“La persona con la que estés debería ser lo más importante”.

Y si necesitas pruebas del impacto que el uso del teléfono puede tener en las relaciones, toma como ejemplo al equipo de fútbol de Inglaterra que, aclamados por el espíritu de equipo, dejaron sus celulares a un lado durante los almuerzos y llegaron a las semifinales del Mundial. ¿Coincidencia? Bueno, tal vez.

Incluso mirar la pantalla a la hora de cenar es inaceptable para muchos, sobre todo para quienes tienen más edad.

2. Escuchar música a alto volumen en el transporte público

Ese pequeño zumbido que se escucha a través del altavoz del teléfono móvil en el autobús, en el metro o en otros espacios públicos se conoce como sodcasting.

Y se aplica a ver videos, jugar a videojuegos o escuchar música.

Pero aunque a la gran mayoría de las personas les molesta esa situación, sigue siendo bastante habitual.

3. Prestar atención al teléfono cuando te están hablando

Estás en la caja registradora, pero hablando a la vez por teléfono, ¿cuelgas, dices con educación “buenos días” y colocas tu compra en la cinta, o sigues hablando como si nada?

Para muchos dependientes de comercio, recepcionistas y meseros esta situación es una fuente constante de frustración.

“Escribir mensajes y tener una conversación con alguien a la vez es de muy mala educación“, dice Diana Mather.

“Todavía somos animales: las feromonas, el carisma, el aura… Si no nos centramos el uno en el otro, perdemos una gran oportunidad de conocernos mejor”, explica la especialista.

4. Escribir mensajes mientras caminas

Tienen la cabeza hacia abajo, los ojos pegados a la pantalla. Y se cruzan en tu camino.

Por dentro estás gritando: “¡Mira hacia arriba!” Pero no. Vuelven a mirar hacia el pavimento de nuevo, sorteando a otros peatones en el camino y sin despegar la vista del teléfono.

El usuario de Twitter @tiredhorizon tiene una advertencia pública para ellos. Por favor, no usen sus teléfonos en espacios públicos, hospitales y cerca de camiones en reversa.

Y asegura que ha tenido que mover grandes contenedores para que la gente no se choque con ellos, o avisarles de que un celador está empujando la cama de un paciente en un hospital para evitar otro incidente. No es lo ideal.

5. Usar constantemente el celular cuando ves televisión con más gente

Esta norma parece estar sujeta a negociaciones. Cuatro de cada diez personas (un 41%) según Ofcom usan el teléfono cuando están con su familia acurrucados en el sofá mientras ven la televisión.

Especialmente para quienes tienen más de 55 años, esto resulta un problema (al menos para el 62%). No tanto así para los adultos más jóvenes.